¿Doctor Muerte? "Sí, pero "digna", responde el médico Gustavo Quintana

El médico Gustavo Quintana sale con un maletín negro de una sencilla casa del sur de Bogotá. En su interior lleva varios botes con suero, anestésico, despolarizante cardíaco, una jeringa y gomas para el brazo. Acaba de poner fin a la vida de su paciente número 234: una mujer de 48 años que sufría un cáncer de estómago irreversible. ¿Doctor Muerte? Sí, pero "digna", responde.